Un espacio de trabajo a la medida de Tandil

September 28, 2017

Pensado como un espacio colaborativo y siguiendo la tendencia de  las grandes ciudades del mundo, el CoWorking del Hotel Mulen respondió a las necesidades Tandil y hoy tiene ocupación plena.  Compartimos la nota que realizó "Enfoque de Negocios"

 

 

Mientras el sistema de CoWorking crece a paso firme en los grandes conglomerados urbanos del país, la tendencia se ramifica y desembarca en ciudades de mediana y pequeña escala. En Tandil, luego de la corta y fallida experiencia de una empresa de Olavarría sobre el Pasaje Fournier durante el 2016, los dueños del Hotel Mulen vieron la oportunidad y decidieron ofrecer el servicio en el primer piso del flamante edificio, como complemento a la oferta corporativa.

 

Juan Ignacio Trueba, gerente del Hotel, le contó a Enfoque de Negocios por qué decidieron apostar a este tipo de emprendimiento. Por su parte, Máximo Vezzosi, Manager de Infor, explicó por qué optaron, para su equipo de desarrollo, Mulen Cowork.

 

De qué hablamos cuando hablamos de CoWorking

El CoWorking es la práctica por la cual profesionales independientes, emprendedores o freelancers que no comparten ni empresa ni sector de actividad convergen en un mismo espacio físico para trabajar. Se trata de lugares amplios con puestos de trabajo que ofrecen comodidades y networking a quienes no tengan dependencia espacial con su trabajo. Dentro de los principales objetivos de quienes buscan este tipo de sistema se encuentra combatir la soledad laboral, reducir el gasto que supone alquilar una oficina propia y, en muchos casos, generar contactos con otros trabajadores en busca de posibles acuerdos comerciales o colaboraciones laborales. El sistema de CoWorking surgió en 2005 en San Francisco, Estados Unidos, cuando un grupo de personas del mundo de la tecnología empezó a encontrarse en bares o casas para realizar trabajos personales pero también en equipo.

 

Experiencia Tandil

Uno de los espacios que ofrece este servicio en la ciudad es Mulen CoWork Tandil. Ubicado en el primer piso del edificio que se encuentra en Santamarina 380, abrió sus puertas en noviembre de 2016 junto con el hotel.

 

“Cuando me ofrecieron gerenciar el hotel, un año antes de su apertura, contratamos a la empresa de asesores hoteleros Ebano Group. La idea de incluir un espacio de CoWork fue de ellos. Luego de decidir realizar algunos cambios con respecto a lo que estaba previsto, analizamos la posibilidad de hacerlo en el primer piso”, repasa Juan Ignacio en diálogo con ENE.

En aquel momento, el único espacio de CoWork en Tandil había cerrado sus puertas. El proyecto, entonces, tomó fuerza. “Entre reunión y reunión se decidió abrir el CoWork en el hotel La idea era también tener movimiento de gente más allá de los huéspedes, gente que entra y que sale del CoWork”, explica el gerente del espacio, y da un ejemplo: “Es como un restaurante: cuando está vacío no entra nadie y si ves movimiento entrás. Eso, más darle la posibilidad a la gente de Tandil de poder hacer uso del espacio y conocer el lugar fueron algunas de las ideas que impulsaron la propuesta”.

 

 

Treinta puestos fijos de trabajo, una sala acústica y los servicios básicos como acceso a Internet de 30 megas, toilettes, lokers y dispenser de agua fría/caliente, café y té –todo dentro del mismo piso- son algunos de los beneficios que incluye el paquete de CoWork del hotel. En el primer piso también hay cuatro oficinas privadas, un Salón de Usos Múltiples (SUM), un auditorio con capacidad para 64 personas sentadas, salas de reunión con mesas para 10 y un LCD de 42 pulgadas con conexiones pensadas para presentaciones. Y si bien la sala de conferencia y las oficinas fueron un éxito desde el comienzo, el espacio colaborativo Mulen Cowork demoró unos mes mas en lograr ocupación plena.

 

“El modelo inicial del espacio de Cowork, se pensó como profesionales independientes que vendrían a trabajar por horas, tal como ocurre en Buenos Aires. Hicimos un acuerdo con CEPIT, con UNICEN y regalamos mas de 100 horas de prueba." - recuerda el gerente.

 

“Lo que paso después fué que las empresas de software nos eligieron. De una empresa tenemos once puestos, de otra tenemos cuatro. A una, por ejemplo, le quedó chica la oficina entonces mandó a su equipo acá. Otra es una empresa que tiene base en Buenos Aires y en lugar de alquilar una oficina optó por hacer que sus empleados trabajen acá. Al final, trabajamos en general con gente fija que viene todos los días y, eventualmente, alguien que viene por un día o algún huésped porque el servicio de CoWork está incluido para ellos”.

 

 

Una de las empresas que ocupa varios puestos es Infor. Máximo Vezzosi, Manager y Software Development, explicó por qué optaron por Mulen CoWork. “En nuestro caso fue algo forzado y temporal. Estamos por expandirnos a unas nuevas oficinas pero aún no están terminadas. El lugar en el que actualmente estamos nos quedó chico y el CoWork fue una opción, al momento por tres meses, para poder seguir contratando gente de software sin problemas. La opcionalidad de poder irnos en cualquier momento y ya tener todo armado nos venía justo, además de ser el segundo piso del Mulen el lugar a donde nos mudaremos definitivamente con un espacio de 400mts²”, contó.

 

Luego llego el “efecto contagio”: “Primero vino una empresa de software. Luego otra se enteró y también vino, y así terminamos con 3 o 4 empresas. En este momento tenemos disponible para el público general solo 6 puestos. Estamos conformes y logramos lo que queríamos, darle movimiento al lugar.

 

Nota completa disponible aqui

 

Por consultas o reservas comunicar a comercial@mulencowork.com

 

Please reload

Destacados

Especial Prendete 2017: repaso de unas jornadas imperdibles

November 22, 2017

1/7
Please reload

Recientes